14 de febrero de 2011

Directo a su conciencia

No culpes a otros de tus fracasos

Una joven cristiana había tomado clases de ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para convertir su afición en profesión. Deseaba llegar a ser una primera bailarina y quería comprobar si poseía las cualidades necesarias, de manera que cuando llegó a la gran ciudad, fue a una de las mejores y mas exigentes academias de ballet y habló con el director.
-Señor director quisiera llegar a ser una gran bailarina-, le dijo, he tomado clases desde muy niña
-pero no sé si tengo el talento necesario o qué me hace falta para conseguirlo. Las dotes

-Muy bien hazme una demostración, le dijo el director. Pero apenas había bailado unos 20 segundos, la interrumpió, moviendo la cabeza en señal de desaprobación-

-No, lamentablemente usted no tiene las condiciones necesarias-, le dijo el Director.
La joven se fue triste y cabizbaja  y  llegó a su casa con el corazón desgarrado, arrojó las zapatillas de baile en lo más profundo de un armario y no volvió a calzarlas nunca más. Se casó, tuvo hijos y cuando se hicieron un poco mayores, empezó a trabajar como cajera en un supermercado.

Años después  asistió a una función de ballet y des pues de ver la espectacular presentación, a la salida del teatro se encontró con el viejo director, ella lo saludó un poco resentida y le recordó la charla que habían tenido años antes, le mostró fotografías de sus hijos y le comentó de su trabajo en el supermercado, pero al final, antes de despedirse, le preguntó.

-¿Cómo pudo usted saber tan rápido que yo no tenía
condiciones de bailarina?


-¡Ahhh! Ya recuerdo, apenas la miré cuando usted bailó delante de mí, simplemente le dije lo que          siempre le digo a todas, las que quieren ser grandes bailarinas, le contestó el viejo director.
-¡Pero eso es imperdonable! exclamó ella, ¡usted arruinó mi vida, pude haber llegado a ser primera bailarina!
-No lo creo, repuso el viejo maestro. Si hubieras tenido los dotes necesarios y una verdadera vocación para bailar, no habrías prestado ninguna atención a mi comentario. Si quieres hacer algo pero lo crees imposible, o prestas atención a los comentarios negativos, jamás triunfaras. Por tanto no le eches la culpa de tus fracasos a los demás.
En la vida no sólo el valiente o el veloz triunfa, al final el que vence es el que cree que es posible, porque el que cree persevera hasta lograrlo, le dijo el director y se marcho ”

Estimado amigo-a.   Cuando no estamos seguros de lo que somos en Cristo, cualquier cosa nos afectara  y nos hará desistir, Si usted realmente ha confiado en Cristo como su Señor y salvador. El te ha dado la  identidad de hijo de Dios, te ha dado una nueva naturaleza, a hora tienes la mente de Cristo, puedes pensar y vivir para él, porque estas en él. Cuando es tamos convencidos y seguros de  lo que somos en Cristo, los comentarios negativos, las criticas, las murmuraciones en nuestra contra, no nos afectaran. Antes en todas estas cosas, somos mas que vencedores por medio de aquel que nos amó (Romanos 8:37)
Para el que confía en Dios, todo es posible” (Marcos 9:23 )“Cristo nos  da fuerzas y sabiduría para enfrentarnos a toda clase de situaciones, y superar los obstáculos que se interponen, para  no glorificar su nombre. Con esta convicción proseguimos a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. (Fil 3:14)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Canal de Tv

Watch live streaming video from ibsj at livestream.com

Páginas vistas la semana pasada